La Comarca adaptará las cuentas de 2020 a la crisis creada por la Covid-19
 
Del balance que en nuestra comarca  se podía hacer el pasado 11 de abril de la incidencia del coronavirus, la presidenta comarcal, Ascensión Giménez, dijo por teléfono a nuestra redacción que “había pocos casos respecto a otro sitios” y que, a esa fecha, no había positivos contabilizados en ninguna de las tres residencias que hay en la comarca: dos en Daroca y una en Romanos. Señaló sí que había habido una veintena de personas sometidas a diagnóstico, pero que sólo dos o tres habían terminado en ingresos. Giménez resaltó también la “elevada media de edad de la población” y el riesgo que esto llevaba consigo.
¿Cómo está siendo la respuesta solidaria de la vecindad? le preguntamos.
“La solidaridad es una de las ventajas de los municipios pequeños, donde somos como una gran familia... Siempre ocurre así, esta crisis está volviendo a poner en valor esto aún más... Además, como con las restricciones de movilidad los hijos no han podido venir a los pueblos, hemos sido los vecinos los que hemos estado pendientes de si estaban bien sus mayores... Se han hecho mascarillas en muchos pueblos, cosidas por las mujeres; las desinfecciones en calles las han realizado los agricultores con sus tractores, como cuando hay alguna nevada, siempre responden, se está habituado a mirar por el bien de todos, de cada pueblo...”.
En el momento en que hicimos la entrevista (antes de la Semana Santa), la Presidenta comarcal incidió en la campaña que desde Comarca se estaba haciendo, con carteles y fotografías de los atractivos de la zona, pero pidiendo a la vez a la gente que no viajara a los pueblos, que dejara para más adelante todo lo que hay que disfrutar en el mundo rural, para cuando todo sea más seguro para todos.
Señaló Giménez que la prioridad cuando ésta deje de ser frenar los contagios y empiece la vuelta a la normalidad seguirá siendo la de atender a los mayores. Explicó la Presidenta de Campo de Daroca que la coordinación de cobertura de las necesidades se hace desde la Unidad de Coordinación Operativa que, como en el resto de comarcas, se ha creado también, por parte del Gobierno de Aragón, en la nuestra.
¿Cómo está siendo el funcionamiento administrativo de la Comarca que preside? ¿Cómo funciona la coordinación operativa autonómica? ¿Y la relación con la oposición comarcal? ¿Tiene su equipo de gobierno comarcal alguna tarea que, en especial, deba ser abordada en cuanto sea posible?
“La Comarca se ha mantenido trabajando con medios telemáticos, la Oficina Comarcal de Información al Consumidor, la Agencia de Empleo y Desarrollo, Cultura, todo… no hemos dejado de prestar ningún servicio... presencialmente sí, claro, pero sólo eso... La reorganización a la nueva situación fue muy rápida y la adaptación también; en todos los departamentos, sin problema... Llamando al teléfono general de la sede comarcal (976 545 030) te derivan adonde corresponda y te atienden...
Hemos estado enviando circulares a los consejeros y alcaldes y ayuntamientos con roda la información que nos llega, que es mucha, la organizamos y enviamos según proceda... Sirviéndonos también del gabinete de comunicación y de la radio comarcales.
Por lo demás, nos coordinamos a través del 112, y las reuniones últimas se han hecho por provincias para buscar mayor eficacia, aunque el contacto telefónico es constante, estamos todo el día colgados del teléfono, en una palabra...
De la oposición, vamos hablando por teléfono, pero en estas circunstancias no se puede hablar de oposición como tal, estamos todos en lo mismo barco...
Respecto a proyectos inmediatos, íbamos a presentar el presupuesto para este año a final de marzo, pero se quedó todo parado. Ahora, en el equipo de gobierno estamos reestructurándolo para adaptarlo a la nueva situación y necesidades, estamos aun un poco en el aire acerca de cómo va a quedar todo...”.
¿Qué le pide a la sociedad de los municipios de su comarca, a sus vecinos, asociaciones culturales y empresarios para afrontar la salida de esta situación?
“Responsabilidad y sentido común para con cada uno de nosotros y para con los demás, hay que intentar no relajarse... Ahora, la gente parece que empezaba a pensar que esto no nos va a tocar a nosotros, pero no es así, le puede tocar a cualquiera... Como escuché el otro día: Hay que seguir siendo pacientes para no ser pacientes... de los hospitales...”.
En el capítulo de agradecimientos, Ascensión Giménez, destacó a todos los trabajadores de la Comarca, y a sanitarios y fuerzas de seguridad. “Y a los jóvenes y niños que están recluidos -dijo- y nos están demostrando que son capaces de aguantar más que los mayores, y lo sé bien yo, que tengo tres en casa”.
Añadió que, “aunque en el pueblo sea más fácil moverse sin encontrarse a nadie, estamos todos igual de confinados que en la ciudad... Hubo unos días, al principio, que empezaba a venir gente y daba un poco de respeto. Muchos se extrañaban de que también estuviéramos aquí en nuestras casas... Pero sí, en los pueblos hay más espacio pero las mismas obligaciones”.
 
 
viernes 1 de mayo de 2020