Ahora que nos acercamos a la celebración del 20º Aniversario de esta publicación, veo con sorpresa que en junio hará 5 años que inicié mi colaboración. Un lustro de artículos quincenales donde he ido soltando mis reflexiones sobre temas más o menos relacionados con el ámbito rural y sus problemas.
Tenía que escribir sobre Economía. Fácil, porque pienso que “todo” es Economía…
Me explico. Está claro que no todo lo que nos rodea es Economía pura y dura. Nuestras motivaciones son otras también y así debe ser pero, reflexionen un poco, solo un poco, y verán que un porcentaje altísimo de las decisiones que toman cada día, a cada momento, son decisiones económicas.
Si tuvieran una economía más saneada, ¿Cuántas cosas distintas harían? Y no solo me refiero a tener un mejor coche, una mejor casa, un mejor colegio para sus hijos, viajar por ocio… mil cosas…
Pero voy más allá… ¿Cambiaría una sustancial mejora en su capacidad económica su relación con su familia? ¿y con sus amigos? ¿trabajarían? ¿qué harían con el tiempo que le sobrara?
Cierto. Pienso como ustedes… Dame el dinero y ya veré yo cómo me gestiono. ¡¡¡Bendito problema!!! Pero recuerden que todo tiene sus pros y contras…
Venimos de una época de crisis donde hemos sufrido más de uno todo lo contrario. Pasamos de tener cierto nivel económico, normal pero cómodo, a ser un parado más…. Y perder amigos por ello. Yo perdí al que decía que me consideraba su mejor amigo porque me debía 30 mil € y, económicamente le compensó más no pagar que mantener la amistad…y mentir para ello.
Dicen que cuando el dinero sale por la puerta, el amor se tira por la ventana. Me gustaría no creer que siempre es cierto pero demasiadas veces todo es Economía.
 
 
 

Todo es Economía
Autor:
Jorge García
 
(Todos los derechos reservados)