Perdonen que lo diga así de claro.
Tenemos lo que nos merecemos. Tragamos con todo. Mucho protestar en la barra del bar pero, a la hora de la verdad, aguantamos y asumimos. Toda la vida, toda la Historia igual.
Teruel se muere. Poco a poco. Cada persona que se va es un paso más para desaparecer y, sin embargo, ni en nuestra propia casa somos capaces de hacer lo necesario para seguir teniendo voz aunque se escuche poco.
¿Cómo vamos a exigir nada a nadie si nosotros mismos no somos capaces de defender lo nuestro? Y digo nosotros porque los políticos que votamos son los que nos representan. Son “nosotros”… Y “nosotros” mismos hemos “decidido” no ponernos de acuerdo por intereses de particulares de partido y causar que la provincia de Teruel pierda un diputado…
Estoy muy cabreado. Ahora mismo me sale hacer uso de lo prolijo y granado de la Lengua española respecto a insultos e improperios y decir lo más grande de todos aquellos que demuestran que, en realidad, y siempre ha sido así, los ciudadanos, sus votantes, les importan un bledo y que solo miran por lo suyo que no es lo nuestro, aunque debería.
Tenemos lo que hemos propiciado nosotros mismos hablando mucho y haciendo poco.
En las siguientes elecciones iremos a votar, derecho que nos ampara y que hay que fomentar… Pero ¿a quien? ¿A quien de esta cuadrilla de personajes que anteponen su interés, su sillón, su sueldo público a lo que realmente pide el pueblo?
Dan ganas de tirarse al monte como un Curro Jiménez con cachirulo porque quien no defiende lo suyo no merece tenerlo y, de verdad, en Aragón no defendemos lo nuestro. Nunca lo hemos hecho y parece que nunca lo haremos… Y así nos va.
 
 
 

Tenemos lo que nos merecemos
Autor:
Jorge García
 
(Todos los derechos reservados)