Su nombre, según algunos, le viene por su proximidad a la localidad homónima de Gallocanta, pero hay quien afirma que es todo lo contrario, que la Laguna dio nombre al Pueblo. Dicen estos que Gallocanta es un patronímico derivado del rio Gallo, afluente del Tajo, que desde su nacimiento en la Sierra  del Tremedal discurre por tierras castellanas hasta desembocar en él, pero antes “el Gallo canta a la Laguna desde la lejanía”(sic)
Sus pueblos colindantes son el propio Gallocanta, Berrueco, Las Cuerlas, Bello y Tornos, todos ellos de la antigua Comunidad de Daroca. Los tres primeros pertenecen hoy a la actual provincia de Zaragoza y los otros dos a la de Teruel.
La mayor parte del territorio de la Laguna está dentro de la Comunidad Autónoma de Aragón, entre las dos provincias mencionadas, y una pequeña parte en la de Guadalajara.  17 son las localidades cuyos términos municipales se encuentran en su territorio, pertenecientes a las tres provincias citadas. 10 de ellas en su totalidad, las zaragozanas Gallocanta, Las Cuerlas, Berrueco, Santed y Used, y las turolenses Bello, Tornos, Castejón de Tornos, Torralba de los Sisones y Odón. Las 7 restantes, Torralba de los Frailes, Cubel, Balconchán, Val de San Martín, La Yunta, El Pobo y Sediles, de Guadalajara las tres últimas, solamente una parte de sus términos están dentro del territorio propio de la Laguna, y cuentan las gentes de estas tierras que casi todos los campos, hoy de labor, en otro tiempo fueron laguna.
La Laguna de Gallocanta, propiedad del Estado hasta 1873, fue adquirida en esa fecha en pública subasta por Bernardino Rocasolano Serrano, vecino de Zaragoza, por 8.000 pesetas, que pagaría en 15 plazos.
Más tarde perteneció al darocense Francisco Lozano, y éste, en 1895 la vendió a Isidoro Garmendi y su esposa María del Carmen Ponos, naturales de San Gervasio de Casonas, pueblo barcelonés anexionado a la Ciudad  Condal. Estos catalanes pagaron al señor Lozano 15.000 pesetas por la Laguna, según consta en la escritura del 4 de febrero de dicho año, ante el notario de Villafeliche, Alejandro Muscat.
Algunas descripciones antiguas dicen: “laguna de agua salada (..) de cabida 1811 cahices, 6 anegas y 15 almudes, medidas del país equivalentes a 30.000 Hª del sistema métrico decimal”(sic). Otras más actuales le dan una extensión de 1.400 hectáreas con una longitud de 8 km. de largo por 3 de ancho. Se habla de una profundidad máxima alcanzada en 1974 de 2,60 metros, frente a otras descripciones que dicen “toda ella está cubierta de agua cuya profundidad es de 40 cm por donde más” (sic). La parte más estrecha de la Laguna tiene aproximadamente 1 km. de ancho por 1,5 de largo y se encuentra entre el pueblo de Gallocanta y la ermita del Buen Acuerdo.
Existe un curioso texto del siglo XVIII sobre la Laguna, escrito por Domingo-Mariano Traggia, dentro de una descripción general de la Ciudad de Daroca, ya que en aquella época prácticamente toda el área pertenecía a su Partido, en el que después de mencionar algunos de los pueblos de su entorno dice “su circuito tendrá tres horas de camino, sus vapores cuando tiene poca agua son dañinos a la salud de los pueblos vecinos (..) sus aguas crían sal que custodian siempre Guardias del Rey (..) por los años 1673 el pueblo de Gallocanta sacaba del arrendamiento de su pesca 80.000 reales de vellón y 18 arrobas de tencas sin contar la caza de gansos, anadones, cabezudos, fochas, chilladras, gumietas, chorlitos de varias especies y hermosos gorriones” (sic)
En noviembre de 2006 la Laguna de Gallocanta fue declarada Reserva Natural.
 
 
La Laguna de Gallocanta
Autor:
Pascual Sánchez
 
(Todos los derechos reservados)