Juntos pero no revueltos, es algo que han tenido claro los otrora solicitados  yesos y arcillas de Navarrete, conviviendo en cercanía pero divididos salomónicamente, por el sosegado y bucólico Pancrudo a cuyo cauce y por su derecha se asoman los montes tintados de una amplia gama de colores pastel y repletos de aljezares, y por la izquierda todo el cromatismo de los ocres, tostados y pardos, con preeminencia de la erosionada ladera de los Tollos, enrojecida por el óxido ferroso, y cuya visión nos traslada a los desiertos americanos de los indios navajos.
La composición de sus arcillas sin apenas caliche, de gran plasticidad al mezclarlas con el agua, y dureza al cocerlas por encima de  ochocientos grados, han proporcionado a los Tollos durante siglos un reconocido marchamo de calidad, y en consecuencia a los pies de la afamada  montaña roja, se han dado cita generaciones de tejeros de cuyas manos han salido los ladrillos y tejas para nuestras casas, y también para las torres mudéjares de nuestra zona, que pregonan a los cuatro vientos la belleza del más genuino arte español.
Con tan abundante y buena materia prima a la puerta de casa es obvio la proliferación de tejares en nuestro municipio, localizando hasta seis en el siglo pasado, que van desde el último y más conocido del Barrio del Bao, al del puerto de Navarrete justo encima del comienzo del túnel ferroviario; otros dos, uno frente al otro al final de la calle Teruel y a pocos pasos del cruce; otro tejar, el de Gumersindo, en el Desvío frente a la cooperativa vinícola; y por último la tejería de la cuesta de San Roque donde concluyeron su actividad elaborando el tradicional adobe de barro sin cocer, premonición de nuestros tiempos, donde vuelve por sus fueros incorporado a las nuevas técnicas de construcción.
Los Tello, son una conocida familia calamochina con los que he remontado hasta ciento cincuenta años atrás y ya estaban con las manos en el barro. Los buenos oficios de sus tatarabuelos fueron pasando de padres a hijos y durante más de cien años la cosa de la arcilla estuvo bajo el control de los Tello y de las “Tellas” (que también hubo hijas que siguieron con el negocio familiar), dando lugar por casamiento a una entrada de nuevos apellidos entre los que destaca por su originalidad el escasísimo Labán (nombre bíblico del sobrino del patriarca Abraham), Lobán en el argot calamochí, y por ende el apodo de Lobanes.
A lo largo del pasado siglo, y en algunos casos tras pasar por diferentes manos, los alfares descritos irán cesando en su actividad ante la galopante mecanización, y el cada vez más demandado ladrillo industrial que durante más de 30 años y con aguas del río Cubo, vimos producir en el último bastión de los Tello hasta 1980, en sus variantes de ladrillo macizo agujereado, las manejables rasillas, y ladrillos huecos del ocho y del cuatro.
El comienzo de la modernización en esta tejería data de 1947 con la construcción de una chimenea industrial de veintinueve metros de altura, que en la actualidad sigue mostrando las secuelas de un rayo, construida por especialistas de la alicantina Villena, que debieron inspirarse en nuestra cercana torre parroquial, asemejándola con una base poliédrica cúbica y un tiro octogonal.
Carbón y gasoil por este orden, fueron los combustibles utilizados para el quemado de los hornos de donde salían diariamente la nada despreciable cantidad para la época de diez mil piezas, siempre fabricadas en tiempo bueno y a resguardo de heladas; buena parte de la veintena de obreros pasaban los inviernos a pie de cantera, dinamitando y preparando la arcilla para la siguiente campaña.
En nuestros días la montaña roja duerme un sueño forzado, lo mismo que los lignitos de Utrillas, los caolines de Riodeva o el hierro de Sierra Menera, pero por su reconocida calidad, hubo un tiempo que parte de su epidermis en forma de teja árabe fue requerida en lugares tan apartados como Cantabría, País Vasco, incluso el Aaiún en pleno Sahara donde se ha encontrado alguna teja con el sello “Tejerías Tello Calamocha”.
 
 
Tollos y Tellos
Autor:
Jesús Blasco
 
(Todos los derechos reservados)